BUSCANDO...

TodoSlots
ENTRAR

SLOTS

¿Qué es el jackpot de una tragaperras y por qué serás muy feliz si lo consigues?

El jackpot es uno de los premios más deseados en una tragaperras. Seguro que has escuchado mencionar este concepto más de una vez, pero no te ha quedado del todo claro qué significa o cuál es su origen. Para arrojar un poco de luz, en esta entrada encontrarás todo lo que tienes que saber. ¡No te la pierdas!

¿Qué es un jackpot?

Si quieres ganar un premio contundente en una máquina de slots, este es el que estás buscando. Se trata de la máxima recompensa que te puede otorgar, la cual no es sencilla de conseguir. Tienes que reunir dos condiciones para poder obtenerlo. La primera es encontrar una tragaperras que tenga un bote con una cantidad superior a la que se paga como máximo, y que será el jackpot en sí.

La segunda es mucho más complicada que la anterior, ya que no es otra sino estar acompañado por la fortuna. Si los símbolos son los adecuados, es muy probable que termines saltando lleno de ilusión y con una felicidad tremenda. El símbolo más común para representar esta línea tan codiciada es un trío de sietes, el cual ya forma incluso parte de la cultura popular.

En cuanto a sus orígenes, el término se ideó en Estados Unidos, concretamente en el estado de Nevada, que es el mismo en el que se encuentra Las Vegas. Se empezó a utilizar en los años 80 del siglo XIX y nació en el ámbito de las partidas de póquer. Los jugadores apostaban antes de recibir las cartas y no paraban de aumentar hasta que alguien conseguía una pareja de jotas (jacks en inglés). Cuando se ganaba, se decía que el jugador obtenía el jacks pot ('el bote de las jotas').

Con el paso de los años y la consolidación de los casinos, el concepto acabó por designar el bote más grande de diferentes juegos. Este es el caso de loterías, bingos, ruletas, póquer o las tragaperras, aunque es en este último ejemplo el que destaca por encima del resto y que ha contribuido a expandir el término por todo el mundo.

Tipos de jackpot

En función de la máquina a la que estés jugando, puedes encontrarte con dos tipos de bote. El primero es el fijo. Se trata de una cantidad de dinero que no variará a lo largo de la partida y que seguirá siendo la misma en la siguiente. No hay forma de incrementarlo o de disminuirlo. ¿Qué tienes que hacer para conseguirlo? Apostar la cantidad máxima permitida y lanzarte a por la línea ganadora.

El segundo tipo es el variable. Es uno de los más comunes y su característica principal es que va aumentando a lo largo de la partida. Una cantidad de cada jugada que realices pasará a formar parte de este bote, el cual, según la tragaperras, puede llegar a caer en cualquier momento. Además, es posible encontrar máquinas que están conectadas entre sí al mismo jackpot, lo que incrementa su volumen de forma sustancial.

Ambos botes están sujetos a una regla común: el jugador no sabe cuándo le puede tocar. La incertidumbre es importante, ya que en el caso contrario no correrías riesgos para obtener el premio. Probablemente jugarías sin mayor interés ni intención, lo que le restaría una parte importante de la gracia y el resultado final no sería tan gratificante.

¿Por qué te hace sentir tan feliz?

La clave, como ya hemos dicho, reside en la incertidumbre de no saber cuándo va a caer, y en el caso del tipo variable cuál será la cuantía del bote.

Para lograr obtener este bote, puedes utilizar diferentes estrategias. Una de ellas es optar por apostar lo máximo posible en los variables. Son los que mejores perspectivas ofrecen, ya que van creciendo con el tiempo y pueden salir en cualquier momento. De esta forma, irás incrementando el montante final, el cual será mayor si hay varias máquinas conectadas. Además, deberás jugar en bastantes ocasiones y evitando caer en errores de principiante, que te costarían demasiado caros.

En definitiva, conseguir el jackpot es el sueño de no pocos jugadores. Solo tienes que elegir la tragaperras más adecuada y tentar a la suerte. Si lo consigues, todo el esfuerzo merecerá la pena y te sentirás como si estuvieses en una nube. ¡No dejes de intentarlo!